Tipos de organigramas que existen

Tipos de organigramas que existen

Estructura de la organización informática moderna

Un organigrama es un diagrama que transmite visualmente la estructura interna de una empresa detallando las funciones, las responsabilidades y las relaciones entre los individuos de una entidad. Los organigramas se denominan alternativamente «organigramas» u «organigramas».

Los organigramas muestran gráficamente el estatus jerárquico de un empleado en relación con otros individuos dentro de la empresa. Por ejemplo, un director adjunto estará invariablemente justo debajo de un director en el organigrama, indicando que el primero depende del segundo. Los organigramas utilizan símbolos sencillos, como líneas, cuadrados y círculos, para conectar los distintos puestos de trabajo que se relacionan entre sí.

Independientemente de la estructura de una organización, los organigramas son extraordinariamente útiles cuando una entidad se plantea reestructurar su plantilla o cambiar su complejo de gestión. Lo más importante es que los organigramas permiten a los empleados ver de forma transparente cómo encajan sus funciones en la estructura general de la empresa.

El modelo más común sitúa a los individuos de mayor rango en la cima del organigrama y coloca a los de menor rango por debajo de ellos. Las jerarquías organizativas suelen depender del sector, la ubicación geográfica y el tamaño de la empresa.

Estructura de la empresa

La falta de estructura -especialmente en equipos grandes o interfuncionales- puede dar lugar a que los equipos se esfuercen por hacerse cargo de sus flujos de trabajo. De este modo, los resultados de una organización son un subproducto de su estructura orgánica.

Cuando las organizaciones identifican la estructura adecuada para ellas, construyen una máquina bien engrasada que alinea la productividad de los empleados con las necesidades de los clientes. Cuando hay una desalineación estructural, su organización puede luchar con flujos de trabajo desarticulados y ofertas de productos mal orientadas. Siga leyendo para determinar qué estructura es la mejor para las necesidades de su organización.

Hay prácticamente cientos de tipos de estructuras organizativas que las empresas pueden utilizar para organizar sus negocios, pero hay algunas favoritas a las que las empresas modernas vuelven una y otra vez. A continuación, presentamos tres de los tipos de estructura organizativa más comunes:

La estructura organizativa funcional es el tipo de estructura organizativa más común que utilizan las empresas. Este popular modelo agrupa a las personas en equipos y departamentos basados en funciones específicas. Por ejemplo, el departamento de marketing de una empresa puede estar formado por un redactor publicitario, un diseñador gráfico y un estratega de SEO, todos ellos dependientes de un director de marketing.

Estructura organizativa de la línea

Los organigramas son la representación gráfica de la estructura interna de una organización. Representa las relaciones entre los distintos niveles de dirección y los trabajadores, por ejemplo, las relaciones de subordinación y la cadena de mando dentro de la organización.

Las entidades, como los empleados y los puestos, se representan mediante recuadros o círculos. Los niveles del organigrama representan los niveles, mientras que las líneas de conexión y los codos representan las relaciones.

Decide qué tipo de organigrama vas a hacer: hay muchos tipos y formas de organigramas. Tienes que decidir qué tipo de organigrama vas a utilizar en función de tus necesidades. Los tipos básicos son:

Los organigramas jerárquicos pueden utilizarse para agrupar a los trabajadores por departamentos y competencias. Es un modelo clásico y funciona bien en organizaciones medianas y grandes. Tiene una cadena de mando clara que comunica bastante bien la estructura a todos los empleados.

El modelo organizativo matricial se basa en grupos interfuncionales. Es perfecto para organizaciones que tienen varias líneas de productos. La razón es que fomenta una comunicación más abierta y la colaboración entre departamentos.

Estructura organizativa plana

Los organigramas ilustran las designaciones de los empleados, los responsables de los informes y mucho más.  Visualmente, son un montón de cajas y líneas: las cajas representan a las personas, las líneas representan las relaciones de dependencia y los niveles operativos.

Los organigramas tienen muchas ventajas. Aunque son buenos para la planificación de la sucesión y la incorporación de nuevos empleados, también sirven como un directorio de personas sencillo y fiable para la referencia de los empleados. Los organigramas se utilizan para:

Los organigramas le permiten anticipar las carencias de habilidades y talento, las futuras necesidades de personal, las necesidades de liderazgo y gestión, los equipos o funciones que requieren formación, etc. Sus equipos de contratación y gestión pueden, por tanto, ser proactivos y planificar la contratación o la formación con una planificación mucho mejor.

Cualquier empresa en crecimiento se enfrentará a una reorganización estructural de vez en cuando. En esos momentos, sus organigramas pueden ser el único punto común de referencia estructural para todos sus empleados. Lo que es aún mejor es si su software de organigrama reconfigura automáticamente las estructuras organizativas de los equipos cuando usted actualiza las relaciones de información en su base de datos de empleados.