Adoración del nombre de jesús

Adoración del nombre de jesús

Poder en el nombre de jesús

Una y otra vez en las Escrituras leemos: «En mi nombre», «En el nombre de Jesús» o «En su nombre». Los demonios fueron impotentes por su nombre (Lucas 10:17). Los demonios fueron expulsados en su nombre (Marcos 16:17-18). La curación se produjo en su nombre (Hechos 3:6, 3:16, 4:10). La salvación viene en su nombre (Hechos 4:12, Rom. 10:13). Debemos bautizar en su nombre (Mateo 28:19). Somos justificados en su nombre (1 Cor. 6:11). Todo lo que hacemos y decimos se hace en su nombre (Col. 3:17). Pero, es la oración en el nombre de Jesús lo que quiero poner en primer plano. Jesús nos ha invitado, instado y ordenado a orar en su nombre y ha prometido resultados increíbles.

Cuando oro en el nombre de Jesús me presento con valentía ante Dios por el poder de su nombre. Sería como una novia que sale de la pobreza más absoluta para casarse con un marido rico. En ese momento la mujer toma el nombre de su marido y todo lo que ello conlleva. Ya no actúa en su nombre, sino en el de él.

Jesús nos ha dado literalmente su nombre. Cuando uso ese nombre, estoy confesando que él es mío y que yo soy suya. Es como ir al banco del cielo, sabiendo que no tengo nada depositado. Si voy en mi nombre no obtendré absolutamente nada. Pero Jesucristo tiene fondos ilimitados en el banco del cielo, y me ha concedido el privilegio de ir al banco con su nombre en mis cheques.

El nombre de Jesús es tan dulce

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «El culto cristiano» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (febrero de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Este artículo contiene posiblemente una investigación original. Por favor, mejóralo verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en investigación original deben ser eliminadas. (Febrero de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

En el cristianismo, la adoración es el acto de atribuir honor y homenaje reverente a Dios[1] En el Nuevo Testamento, se utilizan varias palabras para referirse al término adoración. Una de ellas es proskuneo («adorar»), que significa inclinarse ante Dios o los reyes[2].

A lo largo de la mayor parte de la historia del cristianismo, el culto cristiano corporativo ha sido litúrgico, caracterizado por oraciones e himnos, con textos arraigados en la Escritura o estrechamente relacionados con ella, en particular el Salterio; esta forma de culto sacramental y ceremonial sigue siendo practicada por las iglesias católica romana, ortodoxa oriental y anglicana, así como por algunas denominaciones protestantes como el luteranismo y el metodismo.

Canciones de adoración sobre el nombre de Jesús

BRAZO DEL SEÑOR: (Isaías 51:9) Despierta, despierta, revístete de fuerza, oh brazo del SEÑOR; despierta, como en los días antiguos, en las generaciones de antaño. ¿No eres tú el que ha cortado a Rahab, y herido al dragón?

AUTOR Y ACABADOR DE NUESTRA FE: (Hebreos 12:2) Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe; el cual, por el gozo puesto delante de él, sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

COMIENZO DE LA CREACIÓN DE DIOS: (Apocalipsis 3:14) Y escribe al ángel de la iglesia de los laodicenses: Esto dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios;

CAPITÁN DE LA SALVACIÓN: (Hebreos 2:10) Porque a aquel por quien son todas las cosas, y por quien son todas las cosas, para llevar a muchos hijos a la gloria, le convenía perfeccionar al capitán de su salvación por medio de los sufrimientos.

CONSOLACIÓN DE ISRAEL: (Lucas 2:25) Y he aquí que había en Jerusalén un hombre que se llamaba Simeón, el cual era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.

El nombre de jesus lyrics

¿Qué se necesita para iniciar una relación con Dios? ¿Es necesario dedicarse a obras religiosas desinteresadas? ¿Debes convertirte en una mejor persona para que Dios te acepte? Aprende cómo puedes conocer a Dios personalmente.

Cuando Jesús llamó a Simón al ministerio, lo rebautizó con el nombre de Pedro (que en griego significa «piedra») y luego prometió construir la Iglesia a través de él. Cuando Jesús se encontró con el arrogante fariseo Saulo en el camino de Damasco, le bajó los humos y le llamó Pablo («pequeño» o «humilde»). Pablo pasó a proclamar y personificar una humildad que aprendió de Jesús.

El propio Jesús no era ajeno a los nombres múltiples. En este tiempo de Adviento, queremos ayudarte a adorar a Jesús por lo que realmente es. Así que vamos a ver algunos de los nombres de Jesús, por qué son importantes y cómo podemos utilizarlos para acercarnos a Dios.

Dios colocó deliberadamente más de 100 nombres en la Biblia que nos hablan de Jesús. Nos permiten conocerlo más plenamente. Sólo Jesús puede ser simultáneamente el tímido y sumiso Cordero y el poderoso y conquistador León. Esta doble identidad es la razón por la que Jesús pudo acabar con la muerte sacrificándose a sí mismo. La misión de Jesús se comunica a través de los nombres que se le dan en la Escritura.